¿PROMUEVE ISRAEL UNA GUERRA CIVIL PALESTINA?

Ramzy Baroud19/09/2016
 
La división en el seno de la sociedad palestina ha alcanzado niveles sin precedentes y se ha convertido en un obstáculo determinante en cualquier estrategia unificada para poner fin a la violenta ocupación de Israel o para unir a los palestinos en una sola meta.

El recién nombrado ministro de Defensa israelí, el ultranacionalista Avigdor Lieberman, lo comprende muy bien. Su táctica desde que ascendió al cargo en mayo pasado se centra en invertir al máximo en esas divisiones como medio de fracturar la sociedad palestina aún más.

Al lado de los militares israelíes, Lieberman resulta más “extremista” aún. Su legado anterior está plagado de declaraciones violentas y racistas. Entre sus hazañas más recientes destaca el haberse referido al difunto Mahmoud Darwish, el poeta más célebre de Palestina. Llegó a comparar la poesía de Darwish –que reclama la libertad de su pueblo– a la autobiografía de Adolph Hitler, Mein Kampf. Aunque esa no es la declaración más escandalosa de Lieberman.

Las provocaciones anteriores de Lieberman son muchas. Hace poco, en 2015, amenazó con decapitar con un hacha a los ciudadanos palestinos de Israel que no fueran totalmente fieles al “Estado judío”, propugnó la limpieza étnica de los palestinos de Israel, y lanzó un ultimátum de muerte contra el ex primer ministro palestino, Ismail Haniya.
Sin embargo, declaraciones escandalosas aparte, la última estratagema de Lieberman, resulta más extravagante aún. El ministro de Defensa de Israel tiene previsto imponer un código de colores a las comunidades palestinas en Cisjordania ocupada, que los divida en verde y rojo, siendo el verde para “los buenos” y el rojo para “los malos”; así, a los primeros los recompensará por su buen comportamiento y a los segundos los castigará colectivamente aunque sólo sea uno de los miembros de la comunidad el que se atreva a resistir al ejército de ocupación israelí.
Una versión de este plan se intentó aplicar hace casi 40 años pero fracasó totalmente. Que propósitos aberrantes como este se propongan bien entrado el siglo XXI sin que concurra la protesta internacional es incomprensible.

Los códigos de color de Lieberman irán acompañados de una campaña para resucitar las llamadas “Liga de los Pueblos”, otro experimento fallido de Israel ideado para imponer un liderazgo palestino “alternativo” que vincule a “notables” palestinos y no a los dirigentes elegidos democráticamente.
La solución de Lieberman es fabricar un liderazgo que, como en el caso de la “Liga de los Pueblos” de los años 70 y 80, será sin duda considerado por la mayoría de la sociedad palestina como traidor y colaboracionista.
Pero, ¿qué ses exactamente la “Liga” y cómo funcionará en esta ocasión?
En octubre de 1978, los alcaldes electos palestinos junto a los concejales y diversas instituciones nacionalistas pusieron en marcha una campaña de movilización popular bajo el paraguas del Comité de Dirección Nacional cuyo principal objetivo era dar respuesta al Tratado de Camp David, firmado entre Egipto e Israel, y contestar sus consecuencias políticas que marginaban a los palestinos.

En aquel momento, el movimiento cuajó como la red mejor entretejida y más unificada que los palestinos habían logrado nunca en el territorio ocupado. Israel inmediatamente tomó medidas contra los alcaldes, sindicalistas y nacionalistas de diversas instituciones profesionales.

La respuesta nacional insistió en la unidad de los palestinos de Jerusalén, Cisjordania y Gaza, de los cristianos y los musulmanes, y de los palestinos sobre el territorio de Palestina y los de la shattat o la diáspora.

La respuesta de Israel fue igualmente contundente. A partir del 2 de julio de 1980 lanzó una campaña de asesinatos contra los alcaldes elegidos democráticamente. Sin embargo, Camp David y los intentos de eliminar a los dirigentes nacionalistas del territorio ocupado, así como el incremento de la violencia de los extremistas judíos en Cisjordania inspiraron protestas populares, huelgas generales y enfrentamientos violentos entre jóvenes palestinos y las fuerzas israelíes. El gobierno israelí actuó para acabar con los alcaldes electos de Cisjordania poco después de haber establecido, en noviembre de 1981, una “Administración civil” para gobernar el territorio ocupado directamente a través de su ejército. La administración militar tenía como objetivo mantener al margen a toda dirección palestina verdaderamente representativa y consolidar aún más la ocupación. Una vez más, los palestinos respondieron con una huelga general y con la movilización popular.
Israel siempre se ha afanado en la creación de una dirección alternativa para los palestinos. Estos esfuerzos culminaron en 1978, con el establecimiento de la “Liga de los Pueblos” que otorgaba a sus miembros amplios poderes relativos, incluido el de aprobar o denegar los proyectos de desarrollo en el territorio ocupado. Podían ir armados y contaban con protección militar israelí.

Pero también eso estaba condenado al fracaso porque las comunidades palestinas consideraron a los miembros de la Liga como colaboracionistas.

Unos años más tarde, Israel tuvo que reconocer la naturaleza artificial de esa creación y admitir que a los palestinos no se les puede movilizar para que acepten la visión israelí de la ocupación militar permanente a cambio de una autonomía superficial. En marzo de 1984, el gobierno israelí decidió disolver la “Liga de los Pueblos”.

Ya sabemos que Lieberman no es un avezado estudiante de la Historia pero, ¿qué es lo que pretende conseguir con esta estratagema? Las elecciones municipales de 1976 estimularon las energías palestinas en pos de la unidad; se unieron en torno a las ideas comunes y hallaron una plataforma unificadora en la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). Ahora la discordia palestina es inequívoca. El enfrentamiento prolongado entre Fatah y Hamas ha transformado radicalmente el discurso nacionalista sobre Palestina convirtiéndolo en una forma de tribalismo político.

Cisjordania y Gaza están divididos no sólo geográficamente sino geopolíticamente también. Fatah, asediada ya en más de un frente, está sufriendo más divisiones internas entre los partidarios de su envejecido líder actual, Mahmud Abbas, y el apartado aunque omnipresente Mohammed Dahlan.

Más peligroso que todo ello es que el sistema de castigos o recompensas de Israel haya creado clases entre los palestinos: los extremadamente pobres, que viven en Gaza y en la zona C de Cisjordania, y los relativamente prósperos, la mayoría de ellos afiliados a la Autoridad Palestina, en Ramala.

Desde el punto de vista de Lieberman, ha llegado el momento de perfeccionar y restablecer la “Liga de los Pueblos”. Que funcione según su forma original o no, no es relevante, lo que importa es generar mayor división entre los palestinos, sembrar el caos social, el conflicto político y, quizá, que se repita la breve guerra civil que se produjo en Gaza durante el verano de 2007.

La comunidad internacional debe rechazar categóricamente esos planes arcaicos y ese ideario destructivo, y obligar a Israel a respetar el derecho internacional, los derechos humanos y las decisiones democráticas de la población palestina.

Esas potencias que se han impuesto a sí mismas como “agentes de la paz” y garantes del derecho internacional deben entender que Israel sabe muy bien cómo provocar incendios pero casi nunca es capaz de apagarlos. Y entre todos ellos, a Lieberman, el gorila de discoteca ruso reconvertido en político y en ministro de Defensa, no se le debe permitir que imponga un código de colores a las comunidades palestinas que premie y que castigue según le convenga.

Un rápido vistazo a la historia nos dice que las tácticas de Lieberman fracasarán; la pregunta, no obstante, es: ¿a qué precio?

Ramzy Baroud
Traducción para Rebelión de Loles Oliván Hijós.
 

BDS: MUNICIPIOS LIBRES DE APARTHEID EN EL ESTADO ESPAÑOL

Noticia:
https://bdsmovement.net/news/dozens-spanish-cities-declaring-themselves-free-israeli-apartheid

Más información y suscripciones a la lista en:
http://www.stopthewall.org/es/node/9657

DOCENAS DE CIUDADES EN EL ESTADO ESPAÑOL SE DECLARAN "LIBRES DE APARTHEID"

Lista de municipios declarados Libres de Apartheid y/o adscritos al BDS en el Estado Español (actualización 11 agosto 2016):

Andalucía
Diputación de Sevilla
Ayuntamiento de La Roda
Ayuntamiento Castro del Río
Ayunamiento de Montoro
Ayuntamiento de Mairena del Aljarafe
Ayuntamiento Los Corrales
Ayuntamiento Alhaurín de la Torre
Ayuntamiento de Campillos
Ayuntamiento de Casares
Diputación de Córdoba
Ayuntamiento de Velvez-Málaga
Ayuntamiento de San Roque
Ayuntamiento de San Fernando
Catalunya
Ajuntament de Artés
Ajuntament de Sant Pere de Ruidebitlles
Ajuntament de Molins de Rei
Ajuntament de Sant Cebriá de Vallalta
Ajuntamnet de Badalona
Ajuntament de Sant Celoni
Ajuntament de Ripollet
Ajuntament de Sant Feliu de Llobregat
Ajuntament de Abrera
Ajuntament de Sant Boi de Llobregat
Ajuntament de Terrasa
Ajuntament de Olesa de Montserrat
Ajuntament de Sant Adrià de Besòs
Ajuntament de Sant Quirze del Vallès
Ajuntament de Barberá del Vallès
Ajuntament de Viladamat
Madrid
Ayuntamiento de Navalafuente
Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid
Asturies
Ayuntamiento de Corvera
Ayuntamiento de Castrillón
Ayuntamiento de Gijón
Ayuntamieno de Llangreu
Galiza
O Concello de Compostela
Concello de Oleiros
Islas Canarias
Cabildo de Gran Canaria
Ayuntamiento de Telde
Aragón
Ayuntamiento de Sabiñánigo
País Valencià
Ajuntament de Alcoi
Ajuntament de Muro
Ajuntament de Onda
Ajuntament de Concentaina
Ajuntament de Catarroja
Ajuntament de Xeraco
Ajuntament de Benlloch
Ajuntament de Petrer
Castilla y León
Ayuntamiento de Viloria del Henar
Illes Balears
Ajuntament de Santa Euràlia


Día de la tierra Palestina 2016

CHARLA CON:
YAMANI KHALED
(Campo de refugiados palestinos de Baddawi, Líbano)

La guerra, las masacres, huir con lo puesto, buscar refugio, ser rechazado, los parias. Historias recientes y viejas. 
No, los refugiados no son una especie nueva descubierta por los telediarios en la guerra de Siria. Las políticas del "reparto del pastel" llevan siglos creándolos, mientras nos repiten (nos repetimos) que todos somos iguales y que  nacemos con derechos por el simple hecho de ser personas. El problema, como siempre, es que algunas personas son más iguales que otras. Que, en esto del refugio, también cuenta lo que te suene la bolsa. Que en la escala de "humanos" los refugiados no dan la talla. Por eso la UE puede cambiarlos como cromos con Turquía.
Ahora que todos quieren hablar de refugiados, nosotros y nosotras decimos "de acuerdo, hablemos". 
En 1948, un ejército sionista nutrido, entre otros, de europeos y estadounidenses, masacró a los palestinos y les expulsó  de sus hogares haciendo cumplir una resolución de la ONU. Hoy, más de 6 millones de esos humanos, que no son tan humanos como (nos)otros, siguen en el limbo de la diáspora. Refugiados en incontables rincones del mundo. Sí, también en Siria. 
¿Sabías que muchos de esos que las noticias llaman "refugiados sirios" son palestinos de Siria? ¿Sabías que ahora vuelven a ser expulsados y refugiados? Resulta que sí, que muchos de los que ahora nos enteramos que son refugiados llevan siéndolo más de 60 años. Como no son tan humanos, ni tan iguales, ni tan personas como un europeo de bien, o un americano de pro, se les puede ignorar. Siempre y cuando no sean útiles para echárselos en cara a uno que no sea de "los nuestros" y de paso, derrocarlo. De lo contrario sirven para una recogida de fondos, una resolución de condena ocasional y para poco más. 
El próximo día 8 de abril celebraremos el Día de la Tierra para no olvidar a esos millones de personas que desde Siria, Gaza, Argentina o Zaragoza esperan ansiosas poder retornar a sus hogares en Palestina. ¿Solución política? No, las leyes dicen que todo refugiado tiene derecho a retornar...Pero para que se aplicase la ley...tendríamos que ser personas. Los no-personas sólo consiguen derechos de una forma: peleando. ¿Te apuntas?





VIERNES, 8 DE ABRIL
CC DELICIAS 19:00H
(Avda. Navarra 54) ZARAGOZA









MARTES, 12 DE ABRIL
AVV. JUAN DE LANUZA 
(C/Ramón J. Sender 7) HUESCA

Rototom, Matisyahu, libertad de expresión

20/08/2015 | Carlos Taibo | Palestina - Derechos y libertades |
www.carlostaibo.com (20 de agosto de 2015)


Cuando las personas son inteligentes suelen cubrir los argumentos más deleznables con estimulantes declaraciones que hacen de la generosidad y de la tolerancia su sentido principal. Estos últimos días, y al calor de las disputas generadas por la invitación que el festival Rototom cursó a un músico norteamericano claramente empeñado -no tengo dudas- en una defensa cabal de lo que hacen los gobernantes israelíes, esa forma de actuar se ha concretado en una ecuménica reivindicación de la "libertad de expresión". Enfrente estaríamos, en cambio, los comisarios políticos de turno, empeñados en coartar los derechos de los demás.
Curioso resulta, sin embargo, que a estos autoproclamados defensores de la libertad de expresión les parezca indignante que se enuncie la convicción de que alguien que defiende un proyecto colonial/militar no es razonable que participe en un festival presuntamente comprometido con la causa de la paz. ¿O será que yo lo he entendido mal y que uno debe emplear la libertad de expresión sólo para ratificar el buen sentido de las acciones de los demás, y no para expresar su disensión?
Y es que me da que a los ojos de estos amigos tan generosos la libertad de expresión debe ser un atributo poco menos que exclusivo de los poderosos. La de quienes no lo somos no parece, en cambio, gustarles. Preferirían, sin duda, que estuviésemos callados. Como llamativamente callados estuvieron ellos, sin ir más lejos, al no mover un dedo cuando quien esto escribe, y es un ejemplo entre muchos, fue expulsado de un diario, El País, al parecer entregado a una honesta defensa de las libertades todas.
Aunque, claro, y sigo con el ejemplo, a tono con la miseria que nos acosa el comisario político soy yo, y el propietario, o el director, del diario en cuestión se perfila como un impoluto, neutro y liberal empresario. ¿Qué tipo de comisario político es, por lo demás, uno? ¿A quién puede censurar y a quién puede dar órdenes desde este apartado rincón de Facebook? ¿Será que no hay comisarios políticos en el formidable aparato de propaganda, coacción y represión que Israel despliega? ¿O será, más bien, que las gentes que presumen de tolerancia gustan de convertir al verdugo en víctima y de dejar que corra indemne el flujo de la opresión y de la muerte? En estas condiciones se entiende, por cierto, que no menudeen las quejas ante un dislate avalado por la libertad de expresión: el que permite que una afinada maquinaria de propaganda describa como siniestro y antijudío a un movimiento de registro impoluto como BDS.
Busco sin éxito, en fin, en los muros de estos amigos alguna denuncia relativa a los centenares de muertos que el ejército israelí ha provocado en Gaza en los últimos años. Comprendo, eso sí, que la defensa de la libertad de expresión lleva su tiempo y que éste no sobra para dedicarlo a menesteres menores, y prescindibles, como ése.